arantxa isidoro

Una brander* que siempre está escribiendo

Pudo abandonar y no quiso

Pudo abandonar y no quiso

Hace unos años María arrancó una marca impulsada por la ilusión. Desbordaba energía, tenía un propósito ambicioso y estaba pletórica para sacarlo adelante. Tenía formación empresarial. Su especialización y experiencia en Marketing le avalaban, o eso creía.

Sólo quería sentarse al frente de un negocio propio que le liberara de un trabajo por cuenta ajena en el que había dejado de creer y crecer. Así que estaba convencida de que contaba con todo lo necesario para sacar su marca adelante. Se equivocó.

Se empeñó y se empeñó con horas de trabajo, rescatando tiempo de sueño, tratando de aplicar lo que veía que funcionaba para otros, pero su marca no terminaba de bailar a su ritmo. No vibraba con ella, ni ella con su negocio.

Así que se plantó.

Estaba tratando de encajar un cuadrado dentro de un círculo y ahí nunca iba a haber armonía. Se dio cuenta de que no se trataba de proyectar una marca a la medida de un negocio sino justo lo contrario. Había que construir la marca que saliera de ella, especialmente en un negocio tan personal como el que quería. No importaba la formación ni la experiencia si no había una base coherente con ella, su talento y toda su personalidad.

Sin esa arquitectura de marca bien definida nada de lo que venía detrás funcionaba. Una campaña de comunicación, un anuncio, un intento de colaboración, … Nada terminaba de cuajar porque se desvanecía en dudas, en ideas inseguras y argumentos perdidos.

Así que le dije, “mira a tu marca de frente a la de ya.”

Y funcionó. Me decía “¿Sabes esa sensación acogedora de reconocer el lugar en el que estás y rodeada de las personas que quieres? Pues así me sentí de repente.”

Qué pesados con hacernos creer que todo vale para todos y que con una plantilla compartida tú también vas a vender. Que no. Que si no lo ves, en realidad no lo crees y si no lo crees no funciona. No vende.

Una marca puede ser espectacular, para otro. Hasta que no lo es para ti, esfuerzo tirado a la basura.

Ahora puedes recular y construir para vender o abandonar. En tus manos lo dejo.

Cada día tienes un mail con ideas y consejos de marca, si quieres. Si quieres apúntate a la newsletter.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.